sábado, 28 de enero de 2012

Himmlers Hirn heisst Heydrich (HHhH de Laurent Binet)

El 27 de mayo de 1942 dos paracaidistas enviados desde Londres con una misión casi suicida llamada "Antropoide" al que se le sumó un tercero, perpetraron un atentado contra el reichsprotector Reinhard Heydrich.

El obergruppenfürer, jefe de la Oficina Central de seguridad del Reich, director de la Gestapo, protector de Bohemia y Moravia, segundo en el escalafón de mando en las SS después de Himmler y responsable de la Solución Final al problema judío, conocido también como la Bestia Rubia, el carnicero de Praga o el hombre más peligroso del Reich, Reinhard Heydrich, encarnaba las virtudes arias y el carácter nazi en toda su esencia. Los comandos que lo atacaron intentaban reactivar la resistencia, atacar el corazón del aparato nazi y dar un ejemplo al mundo de que se podía acabar con los grandes jefes del gobierno alemán.

Esta es su historia, la de hombres que jugaban con sus hijos por las mañanas, desayunaban, amaban la música y ejecutaban sistemáticamente y sin piedad con una eficiencia desconocida hasta el momento a millones de seres humanos. La de hombres despojados de su tierra y de sus pertenencias pero no de su dignidad, que acarrean en una existencia de exiliados abrumados por la guerra, la terrible guerra, pero que aman y son valientes y leales. La historia de hombres que cambian el mundo con grandes actos (o pequeños actos que les mantendrán en el anonimato y pasarán inadvertidos) a costa de su vida, a costa de perder lo que aman. La historia de hombres malvados mas allá de lo que usted y yo podamos entender y de héroes que con sus actos individuales y sin saber su transcendencia nos redimen y nos salvan y nos permiten vivir con dignidad, esa dignidad que nos prestan y que nada ha sido capaz de arrebatarles.

HHhH, excelentemente documentada, contada con nervio y de forma entretenida por Laurent Binet. El gran logro de la novela es otro: intenta no ficcionar ni poner palabras en la boca de los protagonistas que no conoce. El exhaustivo trabajo de documentación se vuelve un muro que no quiere franquear. Cuando inventa algo lo dice y llega a ser puntilloso al extremo, pero nos explica por qué es importante para él ese suceso en particular, por qué admira a los hombres que lo realizaron, por qué Praga y por qué a veces el sacrificio de unos pocos es tan importante para tantos.

Ágil, instructiva, aleccionadora, no tiene ningún lastre, de fácil lectura, se ciñe a los hechos y los desarrolla con pasmosa ligereza para el tema que trata.
Una lectura muy recomendable.
El colgao

BINET LO DA TODO
Una novela genial, ingeniosa, con impresionantes descripciones. Llama la atención cómo relata un acontecimiento histórico a través de una visión subjetiva pero perfectamente documentada.
Me ha encantado conocer a Binet a través de este libro. Ha destapado su personalidad literaria, su saber escribir, su estilo irónico y su excelente criterio narrativo.
Es una novela que parte sin pretensiones (como bien dice su autor) y acaba convirtiéndose en una gran historia capaz de trasladarte y vivir un hecho sin precedentes. Excelente cómo el lector llega a Heydrich sin quererlo y excelentes las últimas páginas del libro, donde aparece la parte más intimista del escritor.
En mi opinión un estilo de novela que crea precedente, cuenta un buen argumento, lo relaciona con otras novelas y artes escénicas, sabe explicarlo minuciosamente y en ocasiones lo acompaña de anécdotas que enganchan al lector. Es particularmente bueno el episodio de los trágicos partidos de fútbol a los que los nazis obligaban a jugar y que te trasladan a la novela de John Carlin (El Factor humano), donde otro importante partido (este de béisbol) se convierte en símbolo de un hecho histórico como es el fin del apartheid.
Sin duda Binet lo da todo en esta novela.
La Cuerda 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada